Narco-estética en el Valle de Aburrá, una historia local por contar